El belicho León “Lungo” Aibar uno de lo mejores basquetbolistas que tuvo Catamarca

Sus ojos se abrieron al milagro de la vida el 4 de abril de 1937, en la ciudad de Belén, departamento del oeste provincial del mismo nombre, lugar en el cual permaneció hasta los quince años de edad, cuando decidió venir a nuestro San Fernando del Valle de Catamarca, dispuestos a continuar sus estudios secundarios.

Nos estamos refiriendo a León Rafael Aybar, una de las más calificadas figuras que diera el básquetbol lugareño, décadas atrás, defendiendo los colores del Club Atlético Montmartre, del Red Star BBC, y de la selección de la FBPC (Federación de Básquetbol de la Provincia de Catamarca).

Se inicio jugando en los históricos certamen infantiles y juveniles “Evita”, lapso en el cual adquirió los conocimientos básicos o elementales de la especialidad, los cuales le permitieron posteriormente, pegar el salto a la división superior del ámbito federativo, sin pasar por el lógico filtro que representan las divisiones inferiores. Uno de los pocos casos que se conocen por estos lados.Tras acumular una numerosa cantidad de títulos con las dos citadas entidades capitalinas, Aibar recorrió gran parte del territorio nacional integrando los seleccionados de la FBPC, con suerte dispar.

De los dos campeonatos argentinos de mayores, que tuvieron por sede este querido pedazo de suelo norteño (en los años1944 y 1970, en idéntico escenario, el estadio de calles Colón y obispo Esquiú de nuestra ciudad), el crack “Belicho” estuvo presente en el último de ellos, alistando uno de los quintetos más prestigiosos de aquella época. Dirigidos por el profesor Jorge Hugo Canavesi, (conductor del equipo de la Argentina que se consagrara campeón mundial en 1950, al derrotar en la final a su similar de los estado unidos), ese plantel incluía a Luis Mario Aragón (capitán), Julio Cesar Rodríguez, José Ignacio Barrionuevo, León Rafael Aybar, Federico Esteban Hausberger, Oscar Quinteros, Carlos Nieva, Ramón Sotomayor, Eduardo Villarroel, VIctor Quíroga, Jorge Acuña y Marino Rojo, el único que ya no está entre nosotros.

El escenario local, donde se instalaron dos tribunas tubulares para poder albergar a la gran multitud de aficionados que acompañó todas las jornadas que duró la competencia, vio finalmente campeón a provincia de Buenos Aires, cuya base estuvo constituida pro valores provenientes de Bahía Blanca, la histórica capital nacional del baloncesto. En ese elenco bonaerense alistaban, entre otros, Alberto Pedro Cabrera (“El Beto” o “Mandrake”, según el gusto popular), considerando uno de los diez mejores basquetbolistas argentinos de todos los tiempos, José de Lizaso, Atilio Fruet (“Lito”), el gigante Ernesti Gehrmann (“Finito”), Jorge Cortondo y Jorge Rodríguez. Buenos Aires resultó, como no podía ser de otra manera, la sensación del torneo, mientras que Catamarca no pudo clasificar para las instancias decisivas, aunque tuvo en Julio Cesar Rodriguez (“Julio”, para sus fieles seguidores) al goleador del mismo, llevándose León Rafael Aibar la distinción  al jugador más correcto del campeonato, entregada por el entonces gobernador de la provincia, Gral Guillermo Ramón Brizuela.

“Te confieso que fue una enorme y grata sorpresa, ya que no esperaba ese reconocimiento de parte de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), de las demás delegaciones y de la organización. Fue algo muy especial, que yo valoro en su real dimensión, porque el margen de una actuación personal dentro del rectángulo  de juego, están premiando la disciplina, el buen comportamiento y los importantes valores que hacen a los sanos principios morales y espirituales del deporte”, señala con ajustados y serenos conceptos nuestro entrevistado de hoy.

Aybar se encarga de ponderar la positiva influencia que ejerció el profesor Canavesi sobre la mayoría de los jugadores que conformaron la plantilla del seleccionado local del setenta, en especial aquellos que ya apuntaban a convertirse en entrenadores de la especialidad, entre ellos Luis Mario Aragón (“Kokin”). De esta manera, las técnicas, tácticas y estrategias del juego que inventara James Naismith allá por diciembre de 1891 en la YMCA de Springfield, Massachusetts (Estados Unidos), recibían especial tratamiento en las charlas teórico-practicas del hombre que realmente revolucionó el básquetbol nacional, aunque por ahí algunos colegas suyos intentaran minimizar su trabajo, preñado de fundamentos, estudios, análisis y planificaciones que determinaran que nuestro país pudiera proyectarse hacia el más alto nivel ecuménico.

EL deportista nacido en el oeste catamarqueño es un profundo estudioso de la temática y como el mismo asegura “nunca paré de aprender de los excelentes maestros y docentes que nos dio el básquetbol nacional. En ese sentido, Canavesi, quien fuera director nacional de educación física y por más de cincuenta años el entrenador más exitoso de la disciplina, a nivel de selecciones nacionales, tenía la capacidad y la virtud de transmitir, como nadie, los amplios conocimientos y experiencias recogidas en el camino, tanto en la Argentina como en el exterior. Quienes no supieron aprovechar esta magnífica oportunidad de aprender y formarse con él, perdieron muchísimo. Una verdadera lástima”.

Con catorce años consecutivos (entre 1956 y 1970) vistiendo la casaca de la selección de su provincia, y con una carrera deportiva que se cerró a los 43 años de edad. “El Lungo” Aibar considera que manejar todos los factores que tienen estrecha relación con el baloncesto, no solamente lo inherente al trípode que forman técnica-táctica-estrategia, sino también la aplicación  de la psicología en el deporte y la medicina deportiva, para que realmente se logren los resultados esperados al final del programa delineando al comienzo de la tarea específica. Al respecto, rescató las permanentes comunicaciones que mantiene con su sobrino, el psicólogo Julio Figueroa (actualmente en el Wolverhampton de la Premier League), uno de los cientos de pibes que él dirigió  a lo largo de muchas temporadas, las cuales le permiten actualizarse y conocer, paralelamente, qué es lo que está pasando en las ligas europeas de la especialidad, ya que Figueroa está radicado en Barcelona (España).  

Autor: Leo Romero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
¡Hola! Envíanos fotos o vídeos denunciando o contando los sucesos de la ciudad.
Powered by
error: Content is protected !!