La defensa del sacerdote Juan de Dios Gutiérrez planteó una nulidad

El expediente se encuentra en la Cámara Penal de Tercera Nominación a la espera de resolución.

La causa del sacerdote Juan de Dios Gutiérrez, acusado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser ministro de un culto religioso”, atraviesa por una nueva instancia que dilata el debate oral y público. Si bien el pasado 12 de septiembre su abogado defensor Guillermo Narváez presentó la renuncia, previamente presentó un planteo de nulidad.

Fuentes consultadas indicaron que se corrió vista del planteo realizado a las partes interesadas, es decir, a la querella y al Ministerio Público Fiscal. Actualmente, el expediente se encuentra en la Cámara Penal de Tercera Nominación, en despacho para resolver.

El hecho salió a la luz a finales de octubre de 2015 en Belén, tras la denuncia de la madre de una adolescente, que tomó conocimiento del ultraje. El fiscal Jorge Flores de la Tercera Circunscripción ordenó la inmediata detención de Gutiérrez, quien tenía a cargo una agrupación juvenil que trabajaba con la Iglesia y realizaban diversas actividades. En ese contexto la víctima conoció al sospechoso.

El cura estuvo privado de su libertad hasta el 2 de diciembre de 2015 cuando fue excarcelado tras morigerarse su acusación. En primera instancia había sido imputado por “abuso sexual gravemente ultrajante agravado” y “corrupción de menores”. Esta última acusación fue desestimada y quedó imputado por “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de ser representante de un culto religioso o no”. Esta figura penal prevé una pena que va de los ocho a los 20 años. Al momento de la denuncia, Gutiérrez tenía 28 años y la adolescente, 16. La causa pasó por varias instancias y en noviembre del año pasado, la Cámara de Apelaciones, integrada por los jueces Juan Pablo Morales, Edgardo Rubén Álvarez y Raúl Da Prá, consideró que quedó demostrada en la investigación la manipulación que ejerció el sacerdote sobre la víctima de 16 años. Sin embargo, la defensa casó el fallo por lo que la causa pasó a la Corte de Justicia y a finales de marzo de este año finalmente quedó firme la elevación.

Los jueces del Tribunal de Alzada pusieron foco en los informes de las pericias psicológicas y psiquiátricas del sacerdote y de la víctima. Sobre Gutiérrez se recordó textualmente el resultado de aquéllas al señalar en el expediente que “…llama la atención la falta de angustia (de Gutiérrez) y predominan rasgos obsesivos y un nivel de ansiedad paranoide”. En tanto recuerda que de la pericia psiquiátrica surge que el acusado muestra “al momento de la evaluación rasgos de personalidad narcisista y de tipo psicopática”, según el informe.

Fuente: El Ancasti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
¡Hola! Envíanos fotos o vídeos denunciando o contando los sucesos de la ciudad.
Powered by
error: Content is protected !!