Agravaron acusación a los tres detenidos por el abuso en Belén

El policía Eduardo Roldán, su hijo Cristian Roldán y su sobrino Rodrigo Hernán Ruiz, acusados de abusar sexualmente de una mujer en Belén, fueron nuevamente indagados el miércoles al agravarse la acusación que cae en su contra. Los tres se abstuvieron de declarar, continuarán detenidos y no se descartan nuevos procedimientos en la causa.

La indagatoria se realizó en la mañana del miércoles y los tres individuos fueron representados por el abogado Gustavo Martínez Azar. Según la información a la que accedió este diario, en el decreto de determinación de los hechos, los sindicados fueron imputados por tres hechos y en los que participaron como coautores y partícipes necesarios. Así fueron imputados por los delitos de “abuso sexual simple agravado por el número de personas”, en el primer hecho; “abuso sexual con acceso carnal agravado por el número de personas” en el segundo hecho y “abuso sexual con acceso carnal agravado por el número en calidad de coautores”. Los tres individuos continuarán detenidos y si bien no se descartan nuevos procedimientos, la fiscal Rita Verónica Saldaño, a cargo de la investigación del hecho, ya trabaja en lo que será el pedido de prisión preventiva para los tres acusados para que esperen la fecha del juicio alojados en el Servicio Penitenciario Provincial.

En tanto se espera aún la realización de la pericia psiquiátrica a la víctima, quien se encuentra actualmente aislada en Belén porque viajó la semana pasada a esta Capital para llevar a cabo el procedimiento, pero al dictarse la feria extraordinaria en esta circunscripción judicial aquélla se suspendió, por lo que la mujer debió regresar a Belén y cumplir el aislamiento correspondiente.

El hecho

El terrible hecho salió a la luz el lunes 19 de octubre cuando la mujer de 42 años realizó la denuncia en la comisaría de Belén. El hecho fue informado de inmediato a la fiscal, quien en paralelo a ordenar el protocolo de abuso solicitó el inmediato arresto de los sindicados, que resultaron ser todos familiares, entre ellos un policía. Roldán (45), sargento de policía, Roldán (22), hijo del primero, y Ruiz (22). En ese contexto y en el marco de la causa, la fiscal Rita Verónica Saldaño ordenó secuestro de documentación de la comisaría de la localidad.

Tras la denuncia, la víctima estuvo internada en el hospital de Belén para las pericias médicas y si bien fue dada de alta, a los días debió volver a ser internada al descompensarse por las lesiones sufridas tras el aberrante ataque. Hoy se recupera en su vivienda. El caso causó gran conmoción en Belén.

Fuente: El Ancasti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
Open chat
1
¡Hola! Envíanos fotos o vídeos denunciando o contando los sucesos de la ciudad.
Powered by